GAM: Formulación de Convocatoria y Captación de Fondos

10/05/2019

LAS COMPAÑERAS DE «UNA MÁS UNA» COLABORARON PARA DAR CONTENIDO A LOS GRUPOS DE APRENDIZAJE MUTUO SOBRE UNA DE LAS PATAS DE FINANCIACIÓN EN CULTURA

El pasado 24 de abril en la Quinta del Sordo las compañeras de Una más Una nos destriparon más el tema de financiación en cultura. Debido a los debates generados durante su exposición sólo pudimos hablar más en profundidad de subvenciones, mirando por encima el tema de la financiación privada de las fundaciones.

La charla comenzó con la introducción de las herramientas con las que cuenta la administración pública para financiar o contratar servicios.

  • Contratación directa que se rige por la LCSP, puede ser un contrato menor o licitación.
  • Convenios. Suelen ser entre administraciones porque si no se considerarían subvenciones. Las dos partes hacen y dan.
  • Subvenciones: Se rigen por la ley General de Subvenciones del Estado, ley 38/2003. Dicha ley define el concepto de subvención como una ayuda economica que no conlleva contraprestación por parte de los beneficiarios (es decir, no hay que dar ada a cambio, si no, sería una contratación), si no que está sujeta a la ejecución de un determinado proyecto, acción, etc. y que dicho proyecto tiene que ser de utilidad pública, interés social, etc.  Las subvenciones a las que el sector cultural puede optar son en concurrencia competitiva, es decir, se presentan muchos y se dan a los mejores proyectos o a aquellos que más relación tienen con la finalidad, objetivo y criterios de la subvención.

El GAM se centró en la parte de financiación mediante subvenciones.

Las subvenciones se convocan por los diferentes organismos públicos: estatales, autonómicos y locales, y se rigen por la ley de subvenciones. Muchas subvenciones son compatibles con la co-financiación, por lo que para un mismo proyecto podemos solicitar dos subvenciones diferentes siempre y cuando no superen el 100% de los gastos. Pero depende de las convocatorias.

Esta herramienta de financiación suele contar con la regla 70-30, la financiación es una responsabilidad subsidiaria, por lo que el 70% es el máximo para financiar por la entidad y el otro 30% tiene que ser de fondos propios, la generación de ingresos debe ser por otras vías.

El marco legal que posibilita las subvenciones:

  • Orden base: La entidad avisa que va a lanzar una subvención
  • Resolución de convocatoria: Los plazos, beneficiarios, criterios, el gasto. La convocatoria en sí
  • La propuesta de concesión. Las entidades que en primera instancia han conseguido optar a la financiación. Hay un plazo de recurso, para las que se han quedado fuera, o empresas que se la conceden y se le deniega
  • Resolución definitiva de a quién se le da.

Conocer las instituciones que han recibido esta ayuda o las que se han presentado puede sernos útil a la hora de generar sinergias y colaboraciones, ya que conocemos que hay entidades con proyectos, con inquietudes que pueden ir acorde a nuestra propuesta. En la cultura hablemos de colaboradores y no de competidores. En el tema de las ayudas de INAEM podemos conocer salas que tienen ayudas para programar, en las de industrias culturales proyectos que necesitan contenido. Al final generar las redes y las sinergias es vital en el sector, para las entidades y la propia comunidad.

Es importante conocer que las competencias culturales están en la comunidad autónoma, por eso todas las ayudas de entidades estatales valorarán positivamente los proyectos supraautonómicos. A la hora de elegir dónde vamos a buscar financiación tenemos que pensar en: ¿Quién puede financiarnos? ¿Qué es lo que necesitamos? En esta pregunta podemos necesitar dinero, pero también puede ser interesante una ayuda en especies. Conocer los recursos que necesitamos en un ejercicio de reflexión más allá de ir directamente a lo fácil. Por lo tanto, la financiación entendida como cubrir las necesidades de nuestro proyecto en una valoración más extensa puede ayudarnos a sacarlo adelante, porque probablemente no todos tengamos dinero, pero hay gente con espacios que necesitan contenido, personas con la necesidad de compartir conocimiento para darse visibilidad. Trabajamos en cultura, la creatividad es nuestra esencia, usémosla.

Las compañeras, y las llamamos compañeras porque son una de nuestras colaboradoras favoritas, y para nosotros forman parte de Smart, nos dieron los tips para presentar un proyecto adecuadamente a las subvenciones, aunque esto no significa el éxito asegurado.

La primera clave es que la descripción del proyecto debe ser clara y sencilla de leer.

Nos comentaron las preguntas que debería responder ese “dossier” del proyecto

¿Qué?  – Si hablamos el lenguaje de las subvenciones lo detectaremos en su resolución de convocatoria como el objeto. ¿Qué es nuestro proyecto?¿Qué necesidad va a cubrir?

¿Por qué?  – Los objetivos de nuestro proyecto. Encontramos dos tipos de objetivos

  • Generales: Dónde queremos llegar, la visión utópica del proyecto, lo que se pretende conseguir.
  • Específicos: Los objetivos concretos a los que vamos a llegar.

¿Dónde? – Tenemos que fijarnos en la convocatoria, cuál es el territorio al que va destinado. Como hemos comentado anteriormente las estatales valoran la supraautonomía, pero las locales se valora que se haga en el territorio de la entidad que da la ayuda. Cumplir este requisito es básico para optar a estas ayudas.

¿Cómo? – Metodología de trabajo. En esta metodología de trabajo tenemos que presentar también las bases, los valores que defendemos, cómo lo hacemos, y si trabajamos en el cumplimento de los ODS. En el caso de Smart nuestra metodología se basa en los valores de la economía social y el modelo participativo que tenemos, por ejemplo.

¿Cuándo? – El cronograma del proyecto, tener en cuenta las fases previas, la ejecución y la evaluación. Es interesante que pensemos en las acciones de evaluaciones a futuro, poder conocer el impacto de nuestros proyectos, tanto los directos como los indirectos.

¿Cuánto? –  Los presupuestos, es importante conocer los impuestos, los gastos y tener en cuenta en la convocatoria si el IVA está dentro de la parte justificable o no. Además, no podemos olvidar el % de imprevistos que siempre va a haber.

A la hora de hacer los presupuestos es recomendable basarnos en convenios para la hora de estipular los costes de los trabajadores, así como las dietas y gastos de vehículo propio establecido por las diferentes leyes que los regulan. Buscar precedentes para establecer los precios aporta profesionalidad a nuestro proyecto.

En este apartado tenemos que tener en cuenta que si tiramos los precios nos los tiramos a todos, cuidado con lo qué hacemos y cómo queremos construir el sector.

¿Quién? – ¿Quiénes somos? Desde la trayectoria de la organización, así como los puntos a destacar de las personas que conforman el proyecto, aportar el valor que las personas generan en las actividades.

Muchas veces cuando desarrollamos o diseñamos un proyecto nosotros tenemos muy claro lo que es, lo que queremos transmitir y estos puntos, pero debemos tener en cuenta que a lo mejor desde fuera no es tan evidente, por ese motivo, las compañeras de Una Más Una (Irene, Macarena y Belén), nos aconsejaron que en dos folios resumiéramos nuestro proyecto, y le pidiéramos a alguien de fuera que lo leyera, y posteriormente le preguntáramos sobre el mismo, a ver si lo había entendido, si estaba bien expresado y transmitía lo que queríamos, una especie de testeo del mismo para conocer si nuestro discurso es claro, una de las claves de las que hablamos al principio.

El tiempo se nos echó encima así que hicieron un repaso por diferentes fundaciones, premios y convocatorias que podían ser útiles para conseguir financiación, teniendo en cuenta las dificultades que este tema abarca fue un vistazo superficial, pero útil para crear una visión general. Algunas de las nombradas, por ejemplo: las convocatorias de la Fundación Daniel y Nina Carasso, la Fundación BBVA, o la Fundación Santander con el programa emplea cultura.

El tema de las licitaciones generó mucho interés, pero eso será, esperemos para otra sesión de los GAM, impulsados por las oficinas de economía social de Madrid.

Gracias a Una Más Una por compartir todo su conocimiento.